domingo, 12 de agosto de 2007

REFORMA DEL CALENDARIO


EL CALENDARIO ROMANO

En un principio el calendario romano, derivado del egipcio,

Constaba de 304 días, divididos en 4 meses de 31 días y 6 de

30. Bajo el imperio de Tarquino se agregaron 2 meses,

“ januarius” y “ “febrarius” porque el período anual resultaba

demasiado corto. Sin embargo, el calendario actual conservó

para los 4 últimos meses del año la numeración original:

septiembre (séptimo), octubre (octavo), noviembre(noveno),

diciembre (décimo).

La reforma de Julio Cesar, asesorado por un relevante

Astrónomo, Sosignes, consistió en la adopción de un año

De 365 días, estableciendo la duración anual en 365 días e

Intercalando cada cuatro años uno de 366. Esto se lograba

Duplicando el 24 de febrero, que era el sexto día antes de

Las calendas (1° de mes) de marzo: “bi sexto ante calendas

Martii”. De allí lo de “bisiesto”. Otra modificación surgió

Cuando Augusto se sintió merecedor de que un mes llevara

Su nombre, y para no se menos que Julio César, cuyo mes

Tenía 31 días, se le quitó una jornada a febrero y se le agregó

A agosto. Vanidad,”el insaciable sexto sentido”, como diría

Carlile…