viernes, 30 de noviembre de 2007

CONDENAN A MAESTRA BRITÁNICA POR LLAMAR MAHOMA A UN OSITO DE PELUCHE


Condenan a la maestra británica que dejó llamar Mahoma a un peluche

JARTUM (AFP) — Sudán condenó a 15 días de cárcel a una profesora británica por haber ofendido al islam, al permitir que sus alumnos pusieran el nombre de Mahoma a un osito de peluche, y ordenó su expulsión, en un veredicto que no satisface a Gran Bretaña pese a su relativa clemencia.

Gillian Gibbons, de 54 años y madre de dos niños, "fue condenada a 15 días de cárcel a partir del día del arresto (domingo) y luego a ser expulsada del país", declaró a la prensa su abogado Kamal Jazuli, al término de siete horas de audiencia durante la que desfilaron testigos de cargo y de la defensa.

La acusada también hizo uso de la palabra para decir que había actuado de buena fe porque "si hubiera querido ofender el islam, lo habría hecho en Gran Bretaña", según su abogado. "Si se considera que he cometido una falta, pido disculpas a todos los sudaneses", añadió, según el letrado.

La británica estaba acusada de haber permitido a sus alumnos de seis y siete años que llamaran Mahoma a un oso de peluche a pesar de que el islam prohíbe la representación de su profeta.

La acusada salió discretamente del tribunal de Jartúm Norte, mientras su abogado, visiblemente satisfecho con la sentencia, no habló de recurrir el veredicto.

El fiscal Babikr Abdellatif dio una lección de equilibrismo en sus declaraciones a la prensa al considerar "justo" el veredicto porque las dos semanas de cárcel y la expulsión sirven de bálsamo para calmar la frustración de los musulmanes de Sudán, vejados por "la grave ofensa a la sacralidad de su profeta".

En Londres, las autoridades se declararon "decepcionadas" por la condena y anunciaron que convocarían al embajador sudanés para que diera una explicación. Según la portavoz del Foreign Office, el embajador de Sudán, Omer Siddig, quien ya se reunió a media jornada con el ministro de Relaciones Exteriores británico, David Miliband, será convocado "a primera hora de la noche o el viernes por la mañana".

Estados Unidos, por boca de una portavoz de la Casa Blanca, dijo sentirse "ultrajado" por el veredicto.

Originaria de Liverpool, norte de Inglaterra, Gibbons fue inculpada el miércoles por ofensas a las creencias religiosas e incitación al odio religioso, tras haber sido detenida el domingo. El artículo 125 del código penal sudanés invocado prevé un máximo de seis años de cárcel, 40 latigazos y el pago de una multa para estos casos.

El Comité de los Ulemas sudanés denunció a la profesora, pidió la apertura de una investigación sobre el colegio e instó a los padres de alumnos a arreglárselas para que los niños no reciban influencias contrarias al islam.

Las ofensas al islam levantan ampollas en el norte de Sudán, de mayoría musulmana, donde el régimen del presidente Omar el Bechir aplica la sharia o ley islámica.